Sin categoría

Mi estado emocional durante el embarazo

En la tradición y filosofía yóguica se dice que hasta los 120 días de embarazo, no eres madre. Porque a las 120 días es cuando el Alma de tu bebé, te encuentra, y entrá en él. Dicen que hay más de 100 mil almas alrededor de ti, esperando a entrar en el cuerpo de tu bebé, y , que según tu nivel de conciencia o de vibración, así te elegirá.

“Lo que quieras darle a un niño, ya sea espíritu, fuerza, valor, posible coraje, debes dárselo del día 120 al día de su nacimiento”. Yogi Bhajan.

Por eso, es tan importante el poder llegar a estados de conexión con la naturaleza, con la vida, universo o Dios, llámalo como quieras, a estados intrínsecos de amor, pureza, paz, calma y tranquilidad, ya que, nos beneficiaran a ambos. Tanto a mi, como a mi bebé. La meditación, las relajaciones, el Yoga, entre otras, son grandes herramientas para aportarnos estos estados de claridad mental, y que podamos conectar con nuestra esencia, lo que somos, AMOR, y así poder transmitirle eso a mi bebé.

Además la epigenética conductual, habla de cómo las cosas que nos pasan a lo largo de nuestra vida, pueden cambiar la forma en que se expresa nuestro ADN, y cómo ese cambio puede transmitirse a la próxima generación. De cómo las experiencias gratificantes y no gratificantes de nuestro pasado, así como la de nuestros ancestros inmediatos (padres y abuelos), dejan una especie de heridas moleculares adheridas a nuestro ADN.

Esto no significa que el ADN cambie, sino que los aspectos psicológicos y de la conducta en una persona (aquellos que son regulados químicamente por ciertos neurotransmisores, como la depresión, por ejemplo) pueden ser heredados por nuestros descendientes. Por tanto, mi sistema emocional, y/o los traumas vividos, juegan uno de los factores más importantes, además en lo que se conoce como herencia transgeneracional.

Por ejemplo, hay miedos que son transgeneracionales, – miedos a morir de hambre, como es quizá el más actual, de antiguas generaciones que han pasado una postguerra, generando una huella en el incosnciente, y pasando de generación a generación-, además de irracionales, porque tu nunca has experimentando esa experiencia de miedo, en este caso, pasar hambre hasta morirte, así que, solo cuando los observas, los entiendes y los trasciendes, puedes romper con esa rama de miedo. Eso provca algo nuevo en ti que ya no pasará a tu siguiente generación, podría considerarse como otra modificación epigenética.

Así que, ya no solo interfiere el estado emocional de la madre durante el embarazo si no, todo lo vivido anteriormente de la madre y el padre que ha podido causar algún tipo de trauma, como para que condicione y por tanto, herede, la siguiente generación.

Esto, es una invitación a poner conciencia en nosotros mismos, antes de querer perpetuar nuestra especie y nuestro árbol genealógico, y que, una vez hecho, pongamos esa conciencia de que durante el embarazo nuestro estado emocional, es una parte importante, que influye en la creación de la personalidad de nuestro bebé.

Tener un conocimiento de mis emociones, ser capaz de reconocerlas en mi misma, ser capaz de ponerles nombre, me ayudará a ser más consciente de ellas y de que tipo de pensamiento las está generando, y así poder, quizá, modificar ese pensamiento, y por otro lado, dejar de dejarme llevar por ellas.

Los pensamientos, y emociones, tienen un nivel vibracional de frecuencia. En el que las emociones como la tristeza, el miedo, la preocupación, etc. tienen un nivel de vibración menos elevado, por eso, también solemos estar más predispuestos a enfermar si permanecemos demasiado tiempo regodeándonos en una emoción. Ya se ha visto como el estrés nos deja k.o en muchas ocasiones. Y eso es porque nos identificamos con esa emoción completamente, nos dejamos llevar, impulsivamente, por ella.

En algunos textos aun se habla de emociones negativas y/o positivas, pero para mi, todas son necesarias y adaptativas. Todas nos enseñan algo. Y no hay que negarlas. Solo están ahí para que pases a la acción. Están ahí para cubrir una necesidad. El acúmulo emocional, genera conflicto y por tanto, enfermedad, que es cuando esa necesidad choca con tu sistema de creencias y genera una lucha interna en ti. Pero las emociones vienen a tí para ser escuchadas y liberadas. Y solo entendiendo porque vienen, podremos liberarlas.

Esto que nos toca vivir ahora, está seguramente sacando muchas emociones, escúchalas a todas, te enseñarán algo, seguramente el camino a la sanación y la liberación. Y si lo necesitas, pide ayuda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s